Monterías en España


SUSCRÍBETE a nuestro Canal !!


Monterías en España. MonterÍa de Ciervos, Jabalíes y Muflones.

Monterías en España

Este tipo de montería o más bien gran batida se realiza sobre todo en el sur y el centro de la Península Ibérica, y ha evolucionado a lo largo de 300 años.

En las monterías en España se abaten sobre todo jabalíes y ciervos (venados), aunque también otras especies como el muflón y el gamo. En un monte o mancha de varios cientos de hectáreas se dispone una serie de armadas, o líneas de puestos con cazadores, que rodean y cubren el terreno. Según su particular ubicación en la mancha las armadas reciben diversos nombres (cuerda es la más alta; sopié la más baja; traviesa la que atraviesa o se encuentra generalmente en medio de la mancha).

Desde un extremo determinado, se procede a la suelta de las rehalas que conducidas por sus perreros, batirán la mancha en diversas direcciones con el objeto último de que las piezas de caza en su huida traten de atravesar las líneas de cazadores o monteros. A pesar de la apariencia de acción muy planificada, lo cierto es que la montería es una modalidad de caza que requiere de la máxima observación, atención, silencio y puntería (en blanco móvil) por parte del cazador y que ofrece posibilidades reales de escapatoria a jabalíes y venados.

Una rehala clásica, dedicada a la caza del ciervo y del jabalí, normalmente está compuesta por una mayoría de colleras de podencos puros, una minoría de colleras de mestizos de podenco y mastín y una collera de mastines puros o perros de agarre (con frecuencia alano español o dogo argentino).

Para las Monterías en España se utilizan perros y cada rehala posee entre 10 y 12 colleras (parejas) de perros y es conducida por un perrero o podenquero. La base de la mayoría de rehalas dedicadas a la montería “a la española” está compuesta por perros de tipo podenco, aunque las que están algo más especializadas en el jabalí utilizan preferentemente mestizos de mastín, perro de agarre, podenco y griffon, entre otras.

Esta modalidad de caza, que guarda ya poca relación con las Monterías en España clásicas que consiste en la utilización de un elevadísimo número de perros que dirigidos por sus conductores, baten el terreno a cazar con objeto de dirigir hacia los cazadores toda clase de animales (generalmente ciervos, jabalíes, gamos y muflones) para darles caza.







País

Comentarios